El PASA

XII.    Perspectiva del PASA en la Región Andina. Bolivia, Perú y Ecuador.

Una manera de afirmar la concepción participativa y de derechos ciudadanos del PASA es compartir con otras experiencias en la región.

Creación de plataformas.

Después del Watunakuy Michel viajó con Sergio, Sabino y Maja a Bolivia. Sergio organizó 2 conversatorios en mayo 2010 con organizaciones campesinas y no-gubernamentales en La Paz y en Cochabamba, para presentar los alcances del PASA y del Proyecto del IIED y de esta manera dar a conocer la idea de promover la creación de una Plataforma multi-institucional de Soberanía Alimentaria en Bolivia.

Sergio y Sabino realizaron una semejante acción en Quito en julio 2010. Visitaron varias organizaciones ligadas al fomento de agricultura orgánica y de comidas sanas. Organizaron un conversatorio – igualmente con la intención de compartir ideas y sugerencias sobre una plataforma de Soberanía Alimentaria en Ecuador.

El establecimiento de plataformas, va más allá de la formalidad de reunirse y conversar. Se trata de la posibilidad de crear la confluencia de fuerzas (ideas, energías, métodos, compromisos, pasiones) que dinamizaría desde las bases fundamentales de las prácticas y saberes un (o muchos) movimiento regional andino de soberanía alimentaria.

Existe un deseo expreso de encontrar quien pueda encargarse de un encuentro de intercambio a nivel latinoamericano en 2011.
Comunidad de Práctica de la Fundación McKnight en Lima, julio 2010

En el marco de un evento de la Comunidad de práctica de los Investigadores Agrarios del área Andina de la Fundación McKnight, Raymundo, Don Juan, Don Hipólito y Pastora, del PASA y Marcelino y Arcángel, dos miembros de ITDG fueron parte de una serie de sesiones en que sus experiencias como investigadores participativos en sus comunidades fueron el foco de la atención, en el mercado de información como un caso junto con 15 equipos de investigación. Mediante una secuencia de pasos los científicos y los campesinos vivieron un acercamiento en un personal que comenzó con la presentación de cada uno, su historia de vida y su campo de saber. El siguiente paso fue que cada científico decidió en base a los testimonios escuchados a concentrarse en un campesino y su saber. Unos fueron con Don Juan a entender sus percepciones sobre la papa, otro grupo se fue con Pastora a conversar sobre lás practicas campesinas de curación de alpacas y llamas; otros fueron con Raymundo a platicar cómo se mueve en los diferentes mundos de la afirmación cultural, los interesados en el maíz se fueron con Hipólito y quienes querían saber más sobre la labor de los Kamayoc se fueron con Marcelino y... Esto fue posible gracias a la técnica de la entrevista a expertos. Durante tres horas, pequeños grupos de científicos y un sabio campesinos conversaban a fondo, y en una relación de igual a igual, en base a preguntas visualizadas que ordenadamente formularon los científicos. En algunos casos los sabios mostraban fotos, o partes de un video para introducir visualmente sus comunidades.

La interacción entre científicos y campesinos fue a diferentes niveles. Por eso en la tarde se pidió a los grupos que representaran en una silueta humana qué habían descubierto de la otra persona en términos intelectuales, capacidades, valores, orientación filosófica. Los campesinos dibujaron a los científicos y los científicos a los campesinos que habían entrevistado lo cual suscitó profundas reflexiones sobre cómo vencer estereotipos que impiden dar cabida a las distintas formas de saberes para el enriquecimiento de alternativas en la investigación agrícola.

La interacción entre los diferentes modos de saber continuó con la modalidad de inclusión del saber campesino en los planes de trabajo específicos de los científicos.